Cuatrocientas salas de estudio se han unido a la XVI Olimpiada Solidaria de Estudio

IMG-20181108-WA0001

Cuatrocientas salas de estudio, de las cuales 228 son españolas, están participando en la 16ª edición de la Olimpiada Solidaria de Estudio que ha comenzado esta semana con el eslogan ‘Estoy donde puedo ayudar’. La Olimpiada contará este 2018 con salas solidarias  en España, Luxemburgo, Países Bajos, Marruecos, Italia, Alemania, Finlandia, Portugal, Croacia, Bélgica, Costa de Marfil y, por primera vez, con una sala en Hong Kong. Al sumarse a esta campaña, las salas de estudio se convierten en salas solidarias en las cuales los estudiantes donan sus horas de estudio a un proyecto de cooperación.

La Olimpiada Solidaria de Estudio es una actividad de sensibilización y Educación para el Desarrollo que aúna estudio y solidaridad. Fue ideada por la ONGD Coopera como una herramienta para concienciar a la juventud sobre la importancia del acceso a la educación y la realidad a la que se enfrentan niños y jóvenes en países en desarrollo que no tienen acceso a la misma.  La originalidad de la propuesta radica en su funcionamiento: Por cada hora de estudio que dona un estudiante en una de las salas adheridas a la iniciativa, la organización de la Olimpiada destina un euro a financiar proyectos de cooperación de carácter educativo en países receptores de ayuda al desarrollo.  A través del canje de horas estudio por euros, en cada edición de la olimpiada se apoyan una serie de proyectos de cooperación del ámbito educativo. Estos proyectos son seleccionados previamente por las entidades/ONG organizadoras que también se encargan de buscar patrocinadores que canjean las horas por euros logrando reunir entre todas una bolsa de horas/euros.  Este año los proyectos seleccionados han sido tres y se encuentran en Ecuador, Marruecos y Senegal.

¿Por quién estudiarán los jóvenes en España?

A través del canje de horas estudio por euros, en cada edición de la olimpiada se apoyan una serie de proyectos de cooperación del ámbito educativo. Estos proyectos, que este año se encuentran en Senegal, Ecuador y Marruecos, son seleccionados previamente por las entidades/ONG organizadoras que también se encargan de buscar patrocinadores que canjean las horas por euros logrando reunir entre todas una bolsa de horas/euros.

Este año los proyectos seleccionados han sido tres y se encuentran en Ecuador, Marruecos y Senegal. Los estudiantes españoles vamos a apoyar el proyecto liderado por la ONGD Coopera ‘Ampliación de la Escuela Infantil Arco Iris de Senegal’. Se trata de un centro educativo ubicado en Saly Velingara y referente educativo en Senegal, que necesita construir más aulas para que los niños de infantil puedan continuar sus estudios de primaria sin cambiar de colegio y ejercer así su derecho a recibir una educación de calidad.

IMG-20181028-WA0005

En la imagen, los niños de  la escuela Arco Iris posando con las obras de ampliación al fondo.

Los jóvenes de Francia, Marruecos, Finlandia, Alemania e Italia estudiarán por la creación y equipamiento de una sala polivalente para jóvenes en riesgo de exclusión en Casablanca (Marruecos), mientras que los jóvenes de Bélgica y Países Bajos estudiarán para  mejorar la formación profesional de los jóvenes en la Provincia de Esmeraldas (Ecuador) a través de la creación de una nueva sala informática y la modernización del equipamiento de los talleres de mecánica industrial.

El éxito de esta actividad no se mide por el número de horas/euros reunidas, sino por el grado de participación alcanzado y el número de jóvenes sensibilizados en relación al acceso a la educación en países en desarrollo, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente el nº 4, meta 7:, que dice: ‘Que de aquí al 2030, todo el alumnado adquiera los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la Educación y un estilo de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible, entre otros medios’.

Share ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn